Biblioteca

FICHA-GUÍA:

¿SISTEMATIZAR LA/S EXPERIENCIA/S, PARA QUÉ?

Si me caí, es porque estaba caminando.

Y caminar vale la pena, aunque te caigas.

Yo soy caminante. – Eduardo Galeano-

1. Sistematización, ¿de qué hablamos?

Las personas implicadas en experiencias de acción social, a menudo o cada cierto tiempo nos planteamos dudas y preguntas sobre nuestras prácticas, así como sobre nuestra relación y trabajo con otras personas. Nos preguntamos sobre lo adecuado o no de determinadas prácticas en un momento concreto. ¿Por qué sucedió de una manera con un grupo y de forma diferente con otro? ¿Por qué nuestra acción se transformó en algo que no era nuestro objetivo y produjo unos resultados que no esperábamos?

Para ayudar a reflexionar y mejorar nuestras prácticas en el ámbito de la acción y la transformación social la sistematización es una herramienta metodológica que puede ser útil no sólo para el colectivo y los colectivos con los que intervenimos, sino también para otras personas y colectivos. Se trata de una herramienta que puede posibilitar que el grupo, solo o acompañado por otras personas, pueda reflexionar, cuestionarse, aprender y consensuar líneas de actuación para próximas prácticas.

Se trata de una propuesta y no de una receta, y debe ser adecuada y adaptada a cada grupo, en función de su experiencia, tiempos, recursos, etc., pero que puede facilitar no sólo la mejora de nuestras prácticas, sino el aprendizaje y el empoderamiento de todas las personas implicadas en la acción.

El objetivo es la mejora de nuestras prácticas en el campo de la intervención social, al empoderamiento de aquellas personas con las que trabajamos y, con todo ello, contribuir a la transformación del mundo que habitamos.

Así pues, vemos la sistematización como:

  • Recuperación de saber.
  • Forma de organizar las experiencias y poderlas comunicar.
  • Proceso de teorización.
  • Evaluación de las prácticas sociales.
  • Mejoramiento de las propias prácticas.

QUÉ NO ES SISTEMATIZAR

Narrar experiencias (esto es útil para sistematizar, pero se debe ir más allá de la narración).

Describir procesos (es necesario hacerlo, pero se debe pasar del nivel descriptivo al interpretativo).

Clasificar experiencias por categorías comunes (puede ser una actividad que ayude al ordenamiento, pero no agota la necesidad de interpretar).

Ordenar información sobre la experiencia.

Hacer una disertación teórica ejemplificando con algunas referencias prácticas (ya que no sería una conceptualización surgida de la interpretación de esos procesos)

La interpretación crítica en la sistematización es una comprensión de cómo se pusieron en juego los diferentes componentes y factores presentes en la experiencia, para poder enfrentarla ahora con una visión de transformación. Es importante resaltar el carácter transformador de la sistematización, ya que no sistematizamos para informarnos de lo que sucede y seguir haciendo lo mismo, sino para mejorar, enriquecer y transformar nuestras prácticas.

Una vez acontecida la práctica, la sistematización es un proceso participativo que permite ordenar lo acontecido, recuperar así la memoria histórica, interpretarla, aprender nuevos conocimientos y compartirlos con otras personas

En la medida que la sistematización nos obliga a reflexionar constantemente sobre nuestro trabajo, a repensar permanentemente en el sentido que tiene nuestro quehacer, nos ayuda a reconocer sus avances y límites.

En el ámbito del trabajo comunitario, donde la iniciativa y creatividad de la comunidad y del facilitador y facilitadora se manifiestan, se ponen en práctica nuevas técnicas, nuevas metodologías, se hacen novedosos intentos por conseguir la participación de la comunidad en trabajos colectivos, de ahí la importancia de sistematizarlos. La sistematización es de gran utilidad para la comunidad y para las instituciones que fomentan el desarrollo comunitario. Supone un beneficio para la comunidad, porque ésta, con la sistematización, evidencia y percibe más claramente los logros de su acción colectiva, se estimula su capacidad de análisis para comprender el proceso de trabajo seguido y su habilidad para investigar su realidad.

En la actualidad, el debate se centra en la relación de la sistematización con otros procesos y herramientas como la elaboración de informes, la investigación y la evaluación. Y hoy comprobamos que la sistematización es una propuesta metodológica que se encuentra en un espacio entre:

  • La elaboración de memorias de proyectos y/o experiencias de intervención.
  • La evaluación de experiencias.
  • La investigación a partir de las experiencias.

En el siguiente cuadro señalamos las diferencias entre evaluación y sistematización, entendiendo la sistematización como un paso más allá de la evaluación, un nivel de reflexión que va más allá de ésta aunque se apoye en ella.

 

EVALUACIÓN

SISTEMATIZACIÓN

Propósito

  • Medir los resultados de un proceso.
  • Confrontar los resultados con los objetivos, metas y productos propuestos.
  • Recomendar para futuras acciones.
  • Está centrada en procesos más simples.
  • Generar conocimiento a partir de la experiencia.
  • Obtener lecciones para dialogar con otras experiencias.
  • Compartir, aprender y mejorar los procesos.
  • Está centrada en procesos más complejos.

Énfasis

  • Privilegia la confrontación de los resultados con los objetivos, metas y acciones propuestas.
  • La lógica es parcial.
  • Tendencia hacia la objetividad.
  • Se propone reflexionar sobre la experiencia desarrollada, desde un hilo conductor o eje de reflexión.
  • Encontrar causas y efectos que influyen en un proceso.
  • Reflexionar a fondo.
  • Difundir las experiencias.
  • Interpretar la lógica del proceso.
  • La lógica es circular, sistémica, compleja.
  • Integra la dimensión subjetiva.

Quién la realiza

Las y los actores no necesariamente están implicados.

Las y los actores deben estar implicados

Productos o resultados

esperados

  • Valoración del alcance de los objetivos.
  • Aceptación de las técnicas.
  • Determinar los efectos cognoscitivos.
  • Definir seguimiento y validación del trabajo.
  • La comunicación va dirigida con mayor énfasis hacia las y los actores directos del proceso.
  • Aprendizajes, conclusiones, lecciones, productos de comunicación, vídeo, documento, historietas, etc.
  • La comunicación trasciende a las y los actores directos.

Fuente: Polygone (Red Internacional de Educación para el Desarrollo y Educación Popular): Mosaico educativo para salir del laberinto, Vitoria-Gasteiz,

2. Los propósitos de la sistematización

El proceso de sistematización debe ser entendido bajo la lógica de la gestión de conocimientos. En realidad la sistematización es una herramienta metodológica de gestión de conocimientos, que persigue tener una comprensión más profunda de las experiencias, con el objetivo de mejorar la práctica.

La sistematización quiere compartir con otras prácticas similares las enseñanzas y aprendizajes surgidos de la experiencia y aportar a la reflexión teórica y a la construcción de teorías, conocimientos surgidos de prácticas sociales concretas.[1]

3. Con quién sistematizar

En la sistematización deben participar todas las personas implicadas en la experiencia, las que la vivieron de manera directa y que pueden ser tanto beneficiarias como promotoras o dinamizadoras. La participación de personas ajenas a la institución o a la experiencia que se va a sistematizar puede ser un elemento que aporte riqueza o, por otra parte, que marque límites en el proceso. Hay que estar muy atentos y atentas a esto. En la mayoría de los casos, una persona externa puede asesorar en el proceso y ayudar a centrar el tema, plantear preguntas y dar orientaciones para ir avanzando en el proceso de sistematización.

4. Cómo sistematizar. Metodología.

La sistematización como producción e incremento de saber es fundamentalmente un proceso metodológico mediante el cual los protagonistas se preguntan por la naturaleza, características y resultados de sus acciones, recuperando una relación con ellas a través del saber que producen.

Cualquier metodología, si quiere ser útil, necesita ser aplicada partiendo de una serie de requisitos, teniendo en cuenta el contexto y el momento adecuados. La sistematización debemos lograr que sea una experiencia gratificante y no frustrante. Así que, a la hora de elegir esta metodología es necesario tener en cuenta algunos elementos claves[2]:

  • Acuerdo mínimo sobre la sistematización
  • Definición de lo que se quiere sistematizar y quién va a capitalizar los resultados
  • Recursos económicos
  • Proceso de formación
  • Tiempo requerido
  • Condiciones materiales

Podemos identificar claramente cinco pasos para hacer una sistematización[3]:

1. El punto de partida:

  • Haber participado en la experiencia
  • Tener registros de la experiencia

2.Las preguntas iniciales:

  • ¿Para qué queremos sistematizar? (definir el objetivo)
  • ¿qué experiencia/s queremos sistematizar? (delimitar el objeto)
  • ¿qué aspectos centrales de esa/s experiencia/a nos interesa sistematizar? (determinar un eje de sistematización)

3.Recuperación del proceso vivido:

  • Reconstruir la historia
  • Ordenar y clasificar la información

4. La reflexión de fondo: ¿por qué pasó lo que pasó?

Analizar, sintetizar e interpretar críticamente el proceso

5.Los puntos de llegada:

  • Formular conclusiones
  • Comunicar los aprendizajes.

Metodología para la Sistematización

  1. Definición del punto de partida
  2. Delimitación
  3. Descripción de la experiencia
  4. Análisis
  5. Redacción del documento

¿Cómo podemos sistematizar una experiencia?

  • A través de un taller
  • A través de la revisión de las evaluaciones y planes de seguimiento
  • A partir de las memorias de las actividades que se realizaron dentro de esa experiencia (deben ser descriptivas, narrativas e interpretativas, críticas, ordenadas, y además, deben recoger cada etapa de la experiencia para poder recrear el proceso que tanto nos importa).

De estas tres posibilidades, las memorias son, sin duda, una base importante para la sistematización porque recogen la experiencia tal y como se vivió.



[1]FRANCKE, M. MORGAN, M.L., La sistematización: apuesta por la generación de conocimientos a partir de las experiencias de promoción. Materiales didácticos Nº 1, Escuela para el Desarrollo, Lima, 1995.

[2]La sistematización, una nueva mirada a nuestras prácticas. Guía para la sistematización de experiencias de transformación social. ALBOAN, Hegoa, Univ de Deusto. Bilbao, 2004.

[3]JARA, Ó., Para sistematizar experiencias: una propuesta teórica y práctica. Centro de Estudios y publicaciones Alforja, San José de Costa Rica, 1994.

Este sitio web, utiliza cookies para navegar y mejorar tu experiencia. Para encontrar más información de como tratamos las cookies y como borrarlas , Política de Cookies.

Acepto cookies para esta web.